ZEA: Un nuevo marcador en nuestras pruebas

Ultima actualización por

¡Saludos de nuevo a nuestros lectores! Hoy tengo un gran anuncio: vamos a introducir un nuevo marcador en dos de nuestras pruebas. El nuevo marcador es para la zearalenona (ZEA), una micotoxina producida principalmente por hongos Fusarium. De hoy en adelante, la ZEA formará parte tanto de la prueba clínica de micotoxinas en orina como de la prueba EMMA (Evaluación ambiental de moho y micotoxinas) en el hogar. 

La importancia de la ZEA

Estamos muy contentos de poder agregar la ZEA a las pruebas mencionadas anteriormente. Creemos que será muy útil tanto para nuestros pacientes como para nuestros médicos. Como escribí en un artículo publicado el año pasado, la ZEA es una de las cuatro micotoxinas más comunes (1). La zearalenona tiene una fuerte afinidad por el receptor de estrógeno, lo que puede conducir a una mayor activación del receptor en el cuerpo humano. Esta activación puede contribuir a múltiples trastornos reproductivos, como un conteo bajo de espermatozoides, niveles anormales de progesterona, interrupción de la ovulación, períodos menstruales irregulares, peso bajo al nacer y un mayor riesgo de muerte fetal (2). 

La ZEA también puede dañar el tracto intestinal. Ésta puede disminuir la integridad de las células que forman la barrera intestinal, lo que puede provocar un fenómeno conocido como "intestino permeable". La ZEA también tiene un efecto negativo sobre el microbiota en el intestino, y los pacientes con niveles altos de ZEA generalmente tienen una diversidad microbiana limitada en su intestino, lo que, a su vez, puede conducir a una variedad de problemas. Y, por último, se ha demostrado que la ZEA provoca una mayor proliferación de líneas celulares de carcinoma del colon. La ZEA reduce la expresión de genes supresores de tumores en las células intestinales, lo que podría conducir a un mayor riesgo de cáncer (3). 

¿Porque la tecnología ELISA es la mejor manera de medir la ZEA?

Como escribí anteriormente, las micotoxinas son altamente modificadas para desintoxicarlas del cuerpo (4). La ZEA se modifica para producir 17 moléculas diferentes que se excretan del cuerpo (4) (ver imagen). Estas modificaciones, y otras similares, las realiza el cuerpo para cambiar la masa de estas moléculas. Estos cambios dificultan que el instrumento LC / MS pueda captar todas estas moléculas, ya que el instrumento tendría que estar entrenado (ajustado) para identificar cada metabolito. Debido a que no existen fuentes comerciales para la mayoría de los metabolitos, este tipo de ajuste es casi imposible.

Por eso, cuando se trata de medir micotoxinas, nuestros métodos son superiores a la LC / MS tradicional. Podemos desarrollar anticuerpos a través de nuestro sistema patentado, que puede ver todos los metabolitos diferentes. Utilizando nuestra tecnología, tenemos el potencial de ver varios metabolitos con un solo anticuerpo. Algunos podrían argumentar que estos metabolitos no tienen significancia. Sin embargo, sabemos que eso es incorrecto; muchos de los metabolitos de las micotoxinas son en realidad más dañinos que sus padres. En el caso de la ZEA, su forma reducida, conocida como zearelanol, es incluso más estrogénica que su molécula madre (5). Otro ejemplo es la aflatoxina. Mientras que algunas pruebas de LC / MS analizan la forma M1, la forma B1 es mucho más tóxica y cancerígena (6). 

Reporte Actualizado

Además, ahora incluimos percentiles en nuestros resultados de micotoxinas. Primero agregaremos los percentiles a los informes de micotoxinas en orina y, una vez que tengamos suficientes estadísticas para la ZEA en muestras ambientales (hogar), las agregaremos a los resultados de EMMA. También hemos agregado los percentiles 25, 50, y 95 a nuestras pruebas para ayudar a los pacientes y a los médicos a comprender en que lugar del espectro se ubican los resultados de una persona. Consulte el nuevo informe a continuación. 

En RealTime, todos sentimos que estos cambios ayudarán a la comunidad. La capacidad de detectar la ZEA con nuestras pruebas aumentará la percepción de los profesionales de la salud sobre los problemas de salud crónicos de sus pacientes, y los cambios en el formato del reporte de resultados facilitarán la interpretación de los datos. Si tiene alguna pregunta acerca de estos cambios, no dude en contactarnos. ¡Y recuerde que ofrecemos consultas gratuitas con cada una de nuestras pruebas!

1. M. Pratt-Hyatt, W. Shaw, Biochemical Markers in teh Urine Associated with Gastrointestinal Mold-overgrowth Are Linked with Elevated Urinary Mycotoxins in Patients with Suspected Mold Illness. The Townsend Letter, 31-38 (2019).

2. J. Fink-Gremmels, Mycotoxins: their implications for human and animal health. Vet Q 21, 115-120 (1999).

3. W. P. Liew, S. Mohd-Redzwan, Mycotoxin: Its Impact on Gut Health and Microbiota. Front Cell Infect Microbiol 8, 60 (2018).

4. A. Rogowska et al., A study of zearalenone biosorption and metabolisation by prokaryotic and eukaryotic cells. Toxicon 169, 81-90 (2019).

5. E. Hodge, P. Hidy, H. Wehrmeister, USA, Ed. (1966), vol. US Patent 3239345.

6. B. R. Rushing, M. I. Selim, Aflatoxin B1: A review on metabolism, toxicity, occurrence in food, occupational exposure, and detoxification methods. Food Chem Toxicol 124, 81-100 (2019).

Share this: